Impresionismo

Bienvenidos a mi espacio. En las próximas páginas voy a abundar un poco sobre un movimiento en las artes plásticas llamado Impresionismo.  Soy estudiante en la Escuela de Artes Plásticas  de Puerto Rico y en la clase de Historia del arte tocamos este tema que me fascinó. No solamente me siento identificado con el estilo de pintura de estos grandes jóvenes artistas, sino que nuestro propio Francisco Oller viajo a Francia para formar , aunque por un breve periodo de su vida,  parte de este grupo de talentosos artistas que se atrevieron a romper con la estructura de lo que era la pintura en el siglo 19.

Para entender mejor a estos artistas primero quiero a hacer un corto recorrido por el tiempo y saber que estaba pasando alrededor de estos para que fueran influenciados a llevar a cabo obras tan fuera de lo común.

A mitad del siglo 18 se comenzó a ver un cambio significativo en el estilo de vida de los Ingleses.  Los cambios tecnológicos alejaron la economía agraria y artesanal e introdujeron una economía dominada por la industria y la manufactura. Muy rápidamente este modelo se adopto por toda Europa. Lo que antes eran largos viajes en carreta ahora serian cortos espacios para cruzar gracias a la invención de la máquina de vapor.  Las cosas comenzaron a ser reproducidas en masa y hasta la realidad pudo ser capturada y reproducida.

En 1826 se inventó la primera cámara fotográfica y esto, más adelante, trajo como consecuencia que los pintores no fueran necesarios para reproducir la realidad ya que una cámara, mas rápida y precisa que un pintor, podía reproducir la realidad a perfección y hasta hacer copias de esta.

El año:  1874. El lugar: Café Gerbois, Paris.  Un grupo de jóvenes se reúne a charlar y darse varias copas de vino. Tienen en común una visión del arte que difiere de lo aprendido en la academia y el rechazo de todos los salones oficiales de exposiciones que veían sus obras como inacabadas y mediocres. Estos artistas no están listos para aceptar derrota y convencidos de que su visión del arte era de ser apreciada deciden entonces presentar al público una muestra de sus trabajos. Forman la Sociedad anónima de pintores, escultores y grabadores y utilizando la casa de Nadal, un amigo fotógrafo de el grupo, el 15 de abril de 1874 llevan a cabo lo que será llamada “La exposición de los rechazados”. En esta participan treinta y nueve pintores con más de ciento sesenta y cinco obras.

El famoso crítico de arte Louis Leroy al ver la obra titulada “Impresión, Solei levant” (Impresión de la salida del Sol) de Claude Monet se escandalizó por la forma tan libre de su ejecución y tan apartada de los cánones clásicos, escribiendo  una serie de artículos insultantes contra los expositores.

Leroy se vale del nombre Impresión, para llamar en su crítica : impresionistas, incapaces, ignorantes, salvajes, cerriles y otros insultos más a los artistas que allí exponían.

Así pues quedó nominada, la nueva corriente  artística de orden moderno como Impresionismo.

Los ahora llamados “Impresionistas” plasmaban en sus obras la proyección de la luz y el instante, sin tomar detalle minucioso de la realidad.

Algunas características de las obras impresionistas son las siguientes:

1) “Au plein air” o pintura al aire libre.

Los pintores impresionistas buscando la luz salían a las calles a buscar paisajes capturando la luz de diferentes horas del día. Muchas veces los artistas pintaban apariencias sucesivas de el mismo lugar en diferentes horas de el día o estaciones del año etc.

2) Temas de vida cotidiana.

Sus pinturas no tenían ningún tipo de simbología política o religiosa pues su interés era más por la técnica de su pintura.

3) Representación del mundo directa.

Tal como una fotografía tomada en el momento los impresionistas tomaban de la realidad un instante.

4) Preocupación por los efectos que produce la luz natural sobre los objetos.

Un buen ejemplo de esto es que para hacer sombras no utilizaban el color negro debido a que las sombras en realidad no son negras. Utilizaban los colores complementarios para dar una semejanza a la realidad más naturalista.

5) Una pincelada suelta.

Utilizaban manchas de colores primarios intercaladas para engañar al ojo formando así una gran gama de colores y figuras naturalistas.

Claude Monet

Nació en Paris el 14 de Noviembre de 1840. Siempre se ha considerado a Monet como el máximo representante del Impresionismo. Indudablemente, Monet es un impresionista puro. A lo largo de su carrera, pintó cerca de tres mil cuadros. En sus temas la luz engendra el color y la forma. Sus temas preferidos son las marinas, escenas fluviales y paisajes. En su infatigable investigación de la luz, observa que ésta varía con el paso del tiempo, y así se producen múltiples efectos que intenta rescatar con su ágil y rápida pincelada.

Edgar Degas

Nació en París en el año 1834. En realidad, Degas sólo tiene en común con estos artistas del impresionismo el deseo de sustraer a la pintura de los convencionalismos en que se hallaba, ya que él siempre concedió mayor importancia al dibujo que al color. “El dibujo no es la forma –decía-, aunque sí la manera de ver la forma”.

Fueron para él constantes motivos de inspiración las bailarinas de ballet. Se puede apreciar en sus obras como el atrapa la luz en los maravillosos vestidos de las jóvenes.

Degas, como Ingres, construye a base de líneas. Influido por los japoneses, tendió al establecimiento de sutiles armonías entre las masas y el color. Fue uno de los grandes renovadores de la pintura de su época.

Auguste Renoir

Nació en Limoges, el 25 de febrero de 1841. Famoso por sus pinturas que representan desnudos femeninos. Considerado como uno de los más grandes artistas independientes de su época, es famoso por la armonía de sus líneas y la brillantez de su color.

Camille Pizarro

Nació el 10 de julio de 1830 en Santo Tomás, Islas Vírgenes. Era hijo de un próspero comerciante judío. A los 12 años viajó a París para realizar sus estudios y el ambiente de la ciudad despertó en él su interés por el arte. En Londres coincidió con Monet, juntos hicieron estudios de edificios envueltos en nieblas. Entre sus temas, destacan los relacionados con la vida natural y rural. En sus escenas representa casas, árboles, campos, montones de heno y campesinos trabajando. Más tarde, influenciado por Seurat y Signac, experimentó el puntillismo, que consiste en lograr las formas mediante el uso de pequeñas gotas de color yuxtapuestas. Las críticas recibidas lo llevaron a abandonar esta técnica y a retomar el impresionismo.

Francisco Oller

Nació en San Juan de Puerto Rico el 17 de junio de 1833. Muy joven estudió en la academia de arte de Juan Cletos Noa, en la calle Cruz del Viejo San Juan, donde, después de terminar su copia del retrato del Dr. Francisco Oller y Ferrer, de José Campeche, recibió de su maestro la noticia de que ya este no tenia más que enseñarle.

A los 16 años fue despedido de su empleo como escribiente en la Real Hacienda al encontrarle haciendo caricaturas de su jefe.  Al ver sus dibujos el gobernador le ofreció una beca para que estudiase en Europa pero su familia se negó.

A los 18 trabajo en la iglesia de Rio Grande donde realizo: La Inmaculada Concepción, El Bautismo de Jesús, Animas del purgatorio y San José y El Niño. Con los $1,600 dólares que obtuvo de este trabajo decidió irse a España a continuar sus estudios.

En 1851, Oller viajó a Madrid e ingresó en la Academia San Fernando donde estudió con Federico Madrazo, el pintor más importante de la época y director del Museo del Prado. Aquí el contacto con las corrientes mayoritarias del arte fue su segunda escuela. Estudiar de la academia lo establecido, lo hizo afianzarse en la base de aquellos conocimientos, en los que Cletos Noa, su primer maestro en Puerto Rico, lo había introducido.

Entre 1858 y 1865 se estableció en París, y durante tres años estudió con el pintor académico Thomas Couture. En esa época conoció y frecuentó al pintor francés Gustave Courbet, conocido como el padre del Realismo. En Francia conoce la crema del arte del siglo XIX: los llamados impresionistas. Conoció y asimiló, sus técnicas e ideas. Las ideas del realismo las mezcló Oller, con las ideas del nacionalismo cuando regresó.

En el 1865, regresa a Puerto Rico, donde continuó pintando al estilo realista, capturando así la problemática social de la Isla, aunque en sus paisajes se refleja el estilo impresionista. Los artistas revolucionarios del arte pictórico, Cezanne, Pisarro y Monet, fueron sus amigos, con algunos de los cuales exhibió su obra en París. Los historiadores y críticos de arte lo consideran un realista del impresionismo que adaptaba el estilo al tema. La luminosidad del color, la pincelada y la riqueza cromática, propias del Impresionismo, aparecen en los motivos puertorriqueños de Oller.

En 1868, Oller estableció la Academia Libre de Arte de Puerto Rico, y en 1869, publicó un manual de dibujo y pintura de la naturaleza. Oller sienta un precedente importante en el mundo americano. Es el artista responsable por introducir, aplicar y enseñar la entonces revolucionaria técnica Impresionista en América. En el 1872 fue designado pintor de Cámara por el Rey Amadeo I de España. Continuó viajando a Europa, presentando su obra hasta que en el 1884, se establece permanentemente en la isla. En ese año fundó una escuela de arte para mujeres, la Universidad Nacional. De su obra se destacan cuadros como La escuela del maestro Rafael Cordero, La hacienda Aurora (Museo de Arte de Ponce),Paisaje con Palma Real (colección Ateneo Puertorriqueño) y El estudiante. Este último se encuentra en París.

Paisaje Frances

Esta obra impresionista se encuentra en la Galería Nacional de Puerto Rico. En ella se puede observar la influencia de los impresionistas franceses en Oller. Esta vista fue pintada en la casa de Pisarro, muy amigo de Oller para ese tiempo.

Existe una pugna del año exacto en que esta obra fue concebida. Algunos historiadores como Aidee Venegas aseguran que esta pieza fue pintada para los años noventa ya que la pincelada está más cerca del puntillismo. Otros entienden que fue pintada en los setenta ya que para esta época Oller compartía días con Pisarro.

El Estudiante

Esta obra maestra Impresionista hoy en día se exhibe en el museo del Louvre en Paris.

Escuela de el Maestro Rafael

En esta obra se pueden observar rasgos de el impresionismo en la manera en que capta la luz en la naturaleza en la parte posterior.

Opinión

El movimiento impresionista ha dejado una marca muy profunda en mi ya que esta técnica no solo representa la realidad sino que transporta al espectador  a un lugar en el tiempo donde puede apreciar su atmosfera y  temperatura. Gracias a las cortas pinceladas que captan la luz del momento logramos transportarnos por un instante a los ojos del artista y ver la realidad tal y como la aprecio en ese momento.

En lo personal se me hace muy similar el sentimiento producido al observar obras impresionistas al sentimiento que causa mirar a través de una ventana de cristal un día lluvioso. Es algo que me toma trabajo describir pero me hace sentir en paz. Definitivamente estas grandes obras serán motivo de inspiración para mis trabajos artísticos en el futuro.

Haber tenido la oportunidad de visitar la Galería Nacional y apreciar las obras de nuestro impresionista local Franciso Oller hizo cambio mi visión completamente del arte puertorriqueño.  Oller utilizo su lienzo como espejo de la realidad puertorriqueña y en ella inmortalizo las caras de nuestro país.  Este gran maestro ha dejado un legado muy importante para nosotros y me hace sentir gran orgullo poder estudiar su vida y obra.

Bibliografía

  1. Galería Nacional de Puerto Rico
  2. Francisco Oller. (Catálogo)
  3. Enciclopedia de P.R. Volumen de Artes Plásticas.
  4. Enlaces de Internet
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.