Edgar Degas

Nació en París en el año 1834. En realidad, Degas sólo tiene en común con estos artistas del impresionismo el deseo de sustraer a la pintura de los convencionalismos en que se hallaba, ya que él siempre concedió mayor importancia al dibujo que al color. “El dibujo no es la forma –decía-, aunque sí la manera de ver la forma”.

Fueron para él constantes motivos de inspiración las bailarinas de ballet. Se puede apreciar en sus obras como el atrapa la luz en los maravillosos vestidos de las jóvenes.

Degas, como Ingres, construye a base de líneas. Influido por los japoneses, tendió al establecimiento de sutiles armonías entre las masas y el color. Fue uno de los grandes renovadores de la pintura de su época.

A %d blogueros les gusta esto: