Impresionismo

Bienvenidos a mi espacio. En las próximas páginas voy a abundar un poco sobre un movimiento en las artes plásticas llamado Impresionismo.  Soy estudiante en la Escuela de Artes Plásticas  de Puerto Rico y en la clase de Historia del arte tocamos este tema que me fascinó. No solamente me siento identificado con el estilo de pintura de estos grandes jóvenes artistas, sino que nuestro propio Francisco Oller viajo a Francia para formar , aunque por un breve periodo de su vida,  parte de este grupo de talentosos artistas que se atrevieron a romper con la estructura de lo que era la pintura en el siglo 19.

Para entender mejor a estos artistas primero quiero a hacer un corto recorrido por el tiempo y saber que estaba pasando alrededor de estos para que fueran influenciados a llevar a cabo obras tan fuera de lo común.

A mitad del siglo 18 se comenzó a ver un cambio significativo en el estilo de vida de los Ingleses.  Los cambios tecnológicos alejaron la economía agraria y artesanal e introdujeron una economía dominada por la industria y la manufactura. Muy rápidamente este modelo se adopto por toda Europa. Lo que antes eran largos viajes en carreta ahora serian cortos espacios para cruzar gracias a la invención de la máquina de vapor.  Las cosas comenzaron a ser reproducidas en masa y hasta la realidad pudo ser capturada y reproducida.

En 1826 se inventó la primera cámara fotográfica y esto, más adelante, trajo como consecuencia que los pintores no fueran necesarios para reproducir la realidad ya que una cámara, mas rápida y precisa que un pintor, podía reproducir la realidad a perfección y hasta hacer copias de esta.

El año:  1874. El lugar: Café Gerbois, Paris.  Un grupo de jóvenes se reúne a charlar y darse varias copas de vino. Tienen en común una visión del arte que difiere de lo aprendido en la academia y el rechazo de todos los salones oficiales de exposiciones que veían sus obras como inacabadas y mediocres. Estos artistas no están listos para aceptar derrota y convencidos de que su visión del arte era de ser apreciada deciden entonces presentar al público una muestra de sus trabajos. Forman la Sociedad anónima de pintores, escultores y grabadores y utilizando la casa de Nadal, un amigo fotógrafo de el grupo, el 15 de abril de 1874 llevan a cabo lo que será llamada “La exposición de los rechazados”. En esta participan treinta y nueve pintores con más de ciento sesenta y cinco obras.

El famoso crítico de arte Louis Leroy al ver la obra titulada “Impresión, Solei levant” (Impresión de la salida del Sol) de Claude Monet se escandalizó por la forma tan libre de su ejecución y tan apartada de los cánones clásicos, escribiendo  una serie de artículos insultantes contra los expositores.

Leroy se vale del nombre Impresión, para llamar en su crítica : impresionistas, incapaces, ignorantes, salvajes, cerriles y otros insultos más a los artistas que allí exponían.

Así pues quedó nominada, la nueva corriente  artística de orden moderno como Impresionismo.

Los ahora llamados “Impresionistas” plasmaban en sus obras la proyección de la luz y el instante, sin tomar detalle minucioso de la realidad.

Algunas características de las obras impresionistas son las siguientes:

1) “Au plein air” o pintura al aire libre.

Los pintores impresionistas buscando la luz salían a las calles a buscar paisajes capturando la luz de diferentes horas del día. Muchas veces los artistas pintaban apariencias sucesivas de el mismo lugar en diferentes horas de el día o estaciones del año etc.

2) Temas de vida cotidiana.

Sus pinturas no tenían ningún tipo de simbología política o religiosa pues su interés era más por la técnica de su pintura.

3) Representación del mundo directa.

Tal como una fotografía tomada en el momento los impresionistas tomaban de la realidad un instante.

4) Preocupación por los efectos que produce la luz natural sobre los objetos.

Un buen ejemplo de esto es que para hacer sombras no utilizaban el color negro debido a que las sombras en realidad no son negras. Utilizaban los colores complementarios para dar una semejanza a la realidad más naturalista.

5) Una pincelada suelta.

Utilizaban manchas de colores primarios intercaladas para engañar al ojo formando así una gran gama de colores y figuras naturalistas.

A %d blogueros les gusta esto: